Imaxina / Imagina

Imaxina

Imaxina...

Un día calquera, sen previo aviso e sen ter notado nada, tras doce horas de duro traballo e cando aínda che quedan tres máis antes de chegar a casa... soa o teléfono e resulta que é para ti.

... Imaxina...

Sen saber apenas de que che están a falar, dinche que cando chegues a casa no vas atopar nin a túa parella nin a túa filla. Quédaste tan impresionado que non podes reaccionar. Non podes deixar o teu posto neses intres pois es o que ten toda a responsabilidade e o peso de toda a produción e servizo. Ninguén te pode substituír e aínda quedan tres longas horas para rematar a xornada.

...Imaxina...

Chegas a casa co corazón nun puño e efectivamente, non hai ninguén na casa. Non está nin a túa parella que non traballara na súa vida pois acababa de rematar os seus estudos universitarios e tampouco atopas a filla que tes con ela en común e que apenas cumprira medio ano de vida. Os armarios están baleiros. Parece que na túa vivenda non vivira ninguén máis ca ti. Pregúntaste se realmente estás esperto ou estás a sufrir un macabro pesadelo lúcido.

...Imaxina...

Ao día seguinte, o mundo segue a derrubarse ao teu redor. Comprobas que na túa conta bancaria non queda nin un so céntimo. Transcorreran dous días do mes en curso e coincidira nunha fin de semana. Cobraches xa a túa remuneración mensual e aínda non pasaran ningún dos teus recibos... pero agora... non había nada en absoluto... a túa parella o retirara xa que pola confianza, por ter unha vida en común, con plans de matrimonio, tiñades todo en conxunto. Estaba autorizada a facer e desfacer o que quixera coas vosas contas, coas vosas tarxetas. Todo pensado para que non lle faltase de nada.

...Imaxina...

Nese momento non só es o presidente da comunidade de propietarios onde vives senón que tamén estabas nomeado atesourado xa que propietarios vivindo no edificio erades dous e cando ti mercaches, o outro propietario canso dese cargo, non dubidou en desfacerse de tales responsabilidades. Por mor da túa falta de tempo, a túa parella era a encargada de xestionalo todo por un mero sentido práctico e de dispoñibilidade... pois agora a comunidade non dispuña dun so céntimo... da conta desaparecera tamén todiño. Logo, co paso dos días e dos meses, as débedas incrementaranse a medida que cheguen os recibos de todas as compras a crédito que fixo a nai da túa filla coas tarxetas autorizadas. Viaxes, hoteis, teléfonos móbiles, roupa, etc., que aínda por riba terás que pagar sen que ninguén, por temas legais de privacidad co cliente, che proporcione datos nin detalles dos artigos mercados. Non che dirán nin onde viaxou, nin onde se hospedou, etc.

...Imaxina...

O teu traballo, por mor do teu cargo na empresa, exixe de ti unha dedicación de entre doce e quince horas diarias. Eses días que seguen á desaparición da túa familia non consegues centrarte, estás a piques de perdelo tamén. O teu ínfimo tempo libre apenas te chega para poñer denuncias, procurar por todas partes... non atopas nin un so rastro delas... faste cun avogado, o único que entende a túa situación e que vai agardar e permitir pagarlle cando poidas xa que o Estado entende que polos teus ingresos non tes dereito a un avogado de oficio e tampouco contempla un caso semellante onde se che estafou, arramplaron con todo e tamén secuestran a unha menor, a unha bebé. Segundo as autoridades, ao ser levada pola propia nai, a nena non corre ningún risco. As máximas máis relevantes na túa vida a partir do de agora serán "algo lle farías" e "xa aparecerán cando a nai se canse e precise algo de ti"... parece que en casos coma este, o secuestro convértese automaticamente nunha viaxe familiar por despeito... ninguén te axudará... tan so atoparás brincadeiras e sorrisos implícitos en xestos disimulados.

...Imaxina...

Logo de ameazar á axencia de viaxes, consegues coñecer o destino, porque un dos viaxeiros é un bebé e viaxou sen o consentimento paterno. Precisaches para elo pedirlles, tralas negativas iniciais, que che emitisen un certificado oficial indicando que o bebé non era un pasaxeiro do voo que estás a pagar, deste xeito ninguén vulnera a privacidad da nai pois un pai ten dereito a saber a onde viaxou un fillo menor de idade. Ao non poder certificar iso porque estarían mentindo e se lles podería demandar, non lles quedou máis remedio que o de revelar o destino do voo... Tras infinidade de peripecias, consegues atopar ás desaparecidas e tras falar coa nai e que prometese tentar axudarte a arranxar o desastre pouco a pouco; polo ben da túa filla, retiras todos os cargos contra ela... un grande erro.

...Imaxina...

Unha vez que librou dos cargos, sen ti decatarte de nada e axudada polo instituto da muller e polos servizos sociais, comeza a poñer denuncias falsas contra ti por violencia familiar e de xénero a pesar de non convivir sequera xuntos, xa que o teu avogado advertírate de que se a deixabas entrar no teu domicilio poderías rematar fóra do mesmo ao ser considerado vivenda familiar pero que iso non te eximiría de ter que seguir facendo fronte á hipoteca. En todas esas denuncias tamén inclúe supostos feitos pasados que parece que aconteceron durante a convivencia, dos cales ningún se puido probar xamais ao ser inexistentes e pura invención, pero que porén conseguen que un señor xuíz redacte unha orde de afastamento porque segundo el "váleme con so a súa palabra".

...Imaxina...

Xa nunca máis conseguirás ver a túa filla que apenas uns días antes cumprira o primeiro ano de vida. Desde que se emite esa orde de afastamento, non volverás ver o seu rostro xamais, nin sequera de lonxe.

...Imaxina...

A depresión que vives en absoluta soidade, lonxe da terra que te viu nacer e onde aínda tes a toda a túa familia, fai que te descentres na túa profesión, coñezas personaxes indesexábeis e pouco recomendábeis que se fan pasar por amigos que nunca o foron e en realidade estanse aproveitando do teu estado de debilidade e da falta de claridade nas ideas que te impiden razoar. Esos amigos amósanche un mundo distinto, onde todo parece máis sinxelo e desenfadado, onde non existen as preocupacións e por iso mesmo déixaste levar... moi lonxe da casa... moi lonxe de ti mesmo... o único que desexabas entón era desaparecer.

...Imaxina...

A soidade, a distancia e o tempo lonxe de todos os teus problemas... e con todo, un raio de luz aluméate por uns segundos... os suficientes para que poidas abrir os ollos e decatarte de que o camiño tomado non é o correcto, non é o que desexas realmente. É un camiño máis cómodo e sinxelo, iso si, pero non é o teu. Sabes que por aí nunca serás feliz. A fuxida nunca será unha boa solución aos problemas.

...Imaxina...

Decides comezar de novo, respirar fondo e repoñer forzas para tentar arranxar a túa vida pasiño a pasiño... onde o vas poder facer mellor que na túa casa e cos teus? Sen pensalo dúas veces, eses segundos de lucidez conseguen facerche poñer rumbo a onde coidas que atoparás abrigo, que a túa familia te escoitará, acollerá e axudará a recuperar a ilusión de vivir.

...Imaxina...

Desde o minuto cero no que volves coa xente que te viu medrar, dáste conta de que non foi máis que outro grande erro nas decisións tomadas no teu paso polo mundo e que este, para colmo, deixoute nunha situación aínda máis vulnerábel e complexa. Deixaches o luxo, a comodidade dunha vida tola, anónima, perigosa, rápida e sinxela para volver a un mundo de desprezo onde a máxima "xa volverá" convertérase nun "búscate a vida que eu non quero saber nada" e onde impera de novo o "algo lle farías" e incluso algún "nunca miraches pola túa filla". Non haberá minuto no resto da túa vida no que alguén non che recorde iso último.

...Imaxina...

A túa depresión aumenta e cada vez estás máis perdido e so. Porén, atopas a forza precisa para continuar. Chegas incluso a crear unha nova familia sen esquecer nunca a anterior e tratando en todo momento de localizar a esa filla da que aínda non tiveches novas... aínda que ás veces ven sendo mellor así.

...Imaxina...

Desde que volviches a túa cidade natal, trataches de estar localizábel actualizando os datos dos teus documentos censáis. Pero coma dicía a famosa Lei de Murphy, se algo pode saír mal, sairá. Coincidiu nun cambio de enderezo que unha das túas demandas fose levada a trámite polos xulgados coa mala fortuna de que cando che quixeron entregar a citación non te atoparon e tampouco deberon interesarse demasiado en facer unha simple procura. O xulgado que levaba a denuncia limitouse a redactar unha orde de busca, captura e ingreso en prisión. Cando soubeches que che estaban a buscar con esa orde, fuches voluntariamente á comisaría máis cercana pero nunca chegaches a pensar que segundo a hora á que te presentes pódeche saír máis ou menos caro. Ao ser de noite, os xulgados estaban pechados e o axente de policía que che atendeu podía ver unicamente na súa computadora que tiña que ingresarte en prisión, así que esa noite non puideches volver a casa, quedaches metido nun frío e sucio calabozo onde ao día seguinte tiveches que pasar polos trámites de abrirche unha ficha, deixando todas as túas pegadas dixitais impresas e con sesión de fotos incluída. Tratóuseche coma a calquera outro delincuente común e non puideches sequera recibir atención dun avogado. Cando te trasladaron ao xulgado, ao que polo menos puideches entrar sen estar amarrado aínda que rodeado de policías, coma un acusado perigoso... logo de agardar xunto a outros presos que si parecían moito máis delincuentes ca ti... quedaches en liberdade sen cargos tras terche feito entrega en man da citación para un xuízo no que ti eras a parte da acusación... surrealista, non si?... pero certo, estas cousas pasan.

...Imaxina...

Cando se celebra o xuízo contra a nai da túa filla, a fiscalía pídelle máis de dous anos de privación de liberdade polo que seguramente tería saído de alí directa á penitenciaría, algo que ti tampouco desexabas. Pero o teu avogado e a súa avogada amósanche o camiño a seguir: mentindo na túa declaración, xa que o fiscal non quería retirar os cargos, poderías librala e así a túa filla non podería botarche en cara o día de mañá que deses cos seus ósos no cárcere. Do contrario, ela ingresaría en prisión, a túa filla non se podería ir contigo senón que serían os servizos sociais ou a súa nai en prisión quen seguisen a coidala e ademais, parece ser que ela tiña un bo traballo coma garda de seguridade, casara e tiña outro fillo de tan so dous aniños. Ti non queres que aconteza todo isto e decides mentir na túa intervención. Ela sae de rosiñas e a súa avogada en agradecemento prométeche que vas volver a ver a túa filla. Parece que ao final todo pagará a pena.

...Imaxina...

Iso de que as palabras as leva o vento é moito máis ca un dito, é a pura verdade e a realidade da condición humana.  As palabras da avogada da nai da túa filla foron arrastradas por un vendaval ata o infinito e máis alá. Para poder cumplir coa súa palabra pedirante primeiro unha inversión de capital e ti non dispós de diñeiro xa que o xuízo, a contratación de avogado, procurador, viaxes, etc., deixáronte totalmente mermado economicamente. Tampouco existe garanta de que tras pagar o que entendes coma unha chantaxe poidas realmente volver a ver a túa filla; xa sabías que a palabra desa parte non valeu nunca de nada... por que ía ser diferente agora? Tes que valorar tamén que contas cunha nova familia, con gastos hipotecarios ademáis dos gastos básicos; e que os teus ingresos non pasan dun salario mínimo. Aínda que o prioritario é a túa nova vida, unha filla moi pequeniña, apenas bebé, non podes destruír todo o que tes agora sen garantas de poder recuperar nada do anterior... pero aínda así pídeslle que o prezo a túa filla llo poñan elas e hoxe segues sen ter resposta delo. Pensas que posibelmente fose unha estratexia para achantarte.

...Imaxina...

Nunca máis volves saber dela ata que un día chega un correo electrónico enviado desde unha conta oficial dun departamento do goberno no que se che pide renunciar á patria potestade para cederlla ao cónxuxe da nai da túa filla que a estivo a coidar durante todos estes anos. En compensación, renuncia á pensión de alimentos. Sabes que negarte só te arrastrará a un novo desastre. Con moita dor aceptas sabendo que iso destrúe as túas esperanzas de que nun futuro poidas recuperar relación algunha con esa nena.

...Imaxina...

Pasan os anos sen recibir máis novas. Chegas a crer que o teu pesadelo rematou coa pena de saber que perdiches unha filla para sempre... pena que agardas que o tempo cure algún día. O lado bo desta historia é que por fin convenciches de que podes seguir adiante centrándote no que agora tes, na túa nova familia, nunha muller e unha filla marabillosas.

...Imaxina...

Que razón leva a Lei de Murphy! Sen ter recibido comunicación previa en toda a túa vida, un día chega o carteiro cunha notificación certificada dos xulgados no que se che informa acerca dunha esaxerada cantidade de cartos que debes en concepto de pensión de alimentos por todos os anos de vida da túa descoñecida filla que xa é maior de idade e que se executou unha orde de embargo contra as túas propiedades. Antes de rematar a lela, a túa empresa xa te está a chamar para comunicarche que tes a nómina embargada polos xulgados... Cobrabas pouco? Pois agora menos aínda! O importe da débeda calculouse en base aos ingresos da túa acomodada vida no momento do secuestro da túa filla... catro veces máis do que agora ingresas no teu mellor mes.

...Imaxina...

Queres presentar as probas que tes e que demostran que a nai renunciou á pensión. Pregas para que che permitan amosar a túa inocencia, de como fuches outra vítima máis nesta historia... pero xa fuches xulgado e condenado sen ter oportunidade á defensa... nin che escoitaron nin che escoitarán xamais!

(CONTINUARÁ...)



NOTA DO AUTOR:

Ben, deixa de imaxinar... chegaches ao momento actual dunha historia sen rematar. Puideches imaxinalo? Supoño que costa traballo pensar que isto poida acontecer. Pois sinto comunicarche que desgraciadamente esta historia non é un conto, non se trata dun relato de ficción. Trátase dunha historia real que aínda non asinou remate e onde existe unha vítima afectada profundamente e non, non é o pai: é unha filla á que non se lle deu xamais a oportunidade de coñecer a seu pai. Se non é a nai, son as institucións, as defectuosas leis que precisan unha revisión. Porén, o pai sempre recoñece que, se ten que ser mártir para que moitas mulleres maltratadas reciban axuda por parte dos gobernos, está disposto a pagar o prezo... e é sen dúbidas un altísimo prezo.

As separacións adoitan cobrarse moitos danos colaterais con vítimas vulnerábeis que son os fillos e as fillas das parellas. Nenas e nenos que moitos e moitas non dubidan en usar coma armas para facer dano á parella... pero o dano o sufren só as vítimas. Iso é así.

Agora que deixaches de imaxinar, se te achas nun proceso de separación e pensas que estás a pasar por moitos problemas e ao bordo da depresión, le esta historia e reflexiona... sobre todo reflexiona. Fai as cousas ben, a vida de inocentes depende delo.

Impedir a un familiar ver á nena ou ao neno non o é tal que así, o que realmente ben sendo é impedir que o menor coñeza a ese familiar, teña o grao de parentesco que teña.

E para rematar, dicir que aí onde nesta historia di pai poderíase tamén ler a palabra nai e viceversa... é cuestión de persoas e non de xéneros... é cousa da nosa "humanidade". Pero neste caso concreto, as cousas coincidiron deste xeito e con estas personaxes.

Quero dedicar este relato, con todo o meu amor, a: Patty, Ari e, por suposto, Ainhoa, onde queira que te encontres. 





Imagina

Imagina...

Un día cualquiera, sin previo aviso y sen haber notado nada, tras doce horas de duro trabajo y cuando aún te quedaban tres más antes de llegar a casa... suena el teléfono y resulta que es para ti.

...Imagina...

Sin saber apenas de qué te están hablando, te dicen que cuando llegues a casa no vas a encontrar a tu pareja ni a tu hija. Te quedas tan impresionado que no puedes reaccionar. No puedes dejar tu puesto en esos instantes pues eres el que tiene toda la responsabilidad y el peso de toda la producción y servicio. Nadie te puede sustituir y aún quedan tres largas horas para terminar la jornada.

...Imagina...

Llegas a casa con el corazón en un puño y efectivamente, no hay nadie en casa. No está ni tu pareja que no había trabajado en su vida pues acababa de terminar sus estudios universitarios y tampoco encuentras a la hija que tienes con ella en común y que apenas había cumplido medio año de vida. Los armarios están vacíos. Parece que en tu vivienda no había vivido nadie más que tú. Te preguntas si realmente estás despierto o estás sufriendo un macabro sueño lúcido.

...Imagina...

Al día siguiente, el mundo sigue a derrumbarse a tu alrededor. Compruebas que en tu cuenta bancaria no queda nin un solo céntimo. Habían transcurrido dos días del mes en curso y había coincidido en un fin de semana. Cobraste ya tu remuneración mensual y aún no pasaron ninguno de tus recibos... pero ahora... no había nada en absoluto... tu pareja lo había retirado ya que por la confianza, por tener una vida en común, con planes de matrimonio, lo teníais todo en conjunto. Estaba autorizada a hacer y deshacer lo que quisiera con vuestras cuentas, con vuestras tarjetas. Todo pensado para que no le faltase de nada.

...Imagina...

En ese momento no sólo eres el presidente de la comunidad de propietarios de donde vives sino que también estabas nombrado tesorero ya que propietarios viviendo en el edificio erais dos y cuando tú compraste, el otro propietario cansado de ese cargo, no dudó en deshacerse de tales responsabilidades. Por culpa de tu falta de tiempo, tu pareja era la encargada de gestionarlo todo por un mero sentido práctico de disponibilidad... pues ahora la comunidad no disponía de un solo céntimo... de la cuenta desapareciera también todito. Luego, con el paso de los días y de los meses, las deudas se incrementarán a medida que llegan los recibos de todas las compras a crédito que hizo la madre de tu hija con las tarjetas autorizadas. Viajes, hoteles, teléfonos móviles, ropa, etc., que aún por encima tendrás que pagar sin que nadie, por temas legales de privacidad con el cliente, te proporcione datos ni detalles de los artículos comprados. No te dirán ni a donde viajó, ni en donde se hospedó, etc.

...Imagina...

Tu trabajo, por culpa de tu cargo en la empresa, te exige una dedicación de entre doce y quince horas diarias. Esos días que siguen a la desaparición de tu familia no consigues centrarte, estás a punto de perderlo también. Tu ínfimo tiempo libre apenas llega para interponer denuncias, buscar por todas partes... no encuentras ni un solo rastro de ellas... te haces con un abogado, el único que entiende tu situación y que va a esperar y permitir pagarle cuando puedas ya que el Estado entiende que por tus ingresos no tienes derecho a un abogado de oficio y tampoco contempla un caso semejante en el que se te estafó, se llevaron todo y también secuestran a una menor, a una bebé. Según las autoridades, al ser llevada por su propia madre, la niña no corre ningún riesgo. Las máximas más relevantes en tu vida a partir de ahora serán "algo le harías" y "ya aparecerán cuando la madre se canse y necesite algo de ti"... parece que en casos como este, el secuestro se convierte automáticamente en un viaje familiar por despecho... nadie te ayudará... únicamente encontrarás ironía y sonrisas implícitas en gestos disimulados.

...Imagina...

Después de amenazar a la agencia de viajes, consigues conocer el destino, porque uno de los viajeros es un bebé y viajó sin el consentimiento paterno. Necesitaste para ello pedirles, tras las negativas iniciales, que te emitiesen un certificado oficial indicando que el bebé no formaba parte del pasaje del vuelo que estabas pagando, de esta forma nadie vulnera la privacidad de la madre pues un padre tiene derecho a saber a donde viajó un hijo menor de edad. Al poder certificar eso porque estarían mintiendo y se les podría demandar, no les quedó otra que revelar el destino del vuelo... Tras infinidad de peripecias, consigues encontrar a las desaparecidas y tras hablar con la madre y que prometiese intentar ayudarte a arreglar el desastre poco a poco; por el bien de tu hija, retiras todos los cargos contra ella... un gran error.

...Imagina...

Una vez que se libró de los cargos, sin tu darte cuenta de nada y ayudada por el instituto de la mujer y por los servicios sociales, comienza a cursar denuncias falsas contra ti por violencia familiar y de género a pesar de no convivir siquiera juntos ya que tu abogado te advirtió de que si la dejabas entrar en tu domicilio podrías terminar fuera del mismo al ser considerado vivienda familiar pero que eso no te eximiría de tener que seguir haciendo frente a la hipoteca. En todas esas denuncias también incluye supuestos hechos pasados que parece que sucedieron durante la convivencia y de los cuales ninguno pudo ser probado jamás por inexistentes, por ser pura invención; pero sin embargo, consiguen que un señor juez redacte una orden de alejamiento porque según él "con su sola palabra me basta".

...Imagina...

Ya nunca más conseguirás ver a tu hija que apenas unos días antes había cumplido el primer año de vida. Desde que se emite esa orden de alejamiento, no volverás a ver su rostro jamás, ni siquiera de lejos.

...Imagina...

La depresión que vives en absoluta soledad, lejos de la tierra que te vio nacer y donde aún tienes a toda tu familia, hace que te descentres en tu profesión, conozcas personajes indeseables y poco recomendables que se hacen pasar por amigos que nunca lo fueron y en realidad se están aprovechando de tu estado de debilidad y de la falta de claridad en las ideas que te impiden razonar. Esos amigos te muestran un mundo distinto, donde todo parece más sencillo y desenfadado, donde no existen las preocupaciones y por eso mismo te dejaste llevar... muy lejos de casa... muy lejos de ti mismo... lo único que deseabas entonces era desaparecer.

...Imagina...

La soledad, la distancia y el tiempo lejos de todos tus problemas... y aún así, un rayo de luz te ilumina por unos segundos... los suficientes para que puedas abrir los ojos y darte cuenta de que el camino tomado no es el correcto, no es el que deseas realmente. Es un camino más cómodo y sencillo, eso sí, pero no es el tuyo. Sabes que por ahí nunca serás feliz. La huida nunca será una buena solución a los problemas.

...Imagina...

Decides comenzar de nuevo, respirar hondo y reponer fuerzas para intentar arreglar tu vida pasito a pasito... ¿dónde lo vas a poder hacer mejor que en tu casa y con los tuyos? Sin pensártelo dos veces, esos segundos de lucidez consiguen hacerte poner rumbo a donde crees que encontrarás abrigo, que tu familia te escuchará, acogerá y ayudará a recuperar la ilusión de vivir.

...Imagina...

Desde el minuto cero en el que vuelves con la gente que te vio crecer, te das cuenta de que no fue más que otro gran error en las decisiones tomadas durante tu paso por el mundo y que este, para colmo, te dejó en una situación aún más vulnerable y compleja. Dejaste el lujo, la comodidad de una vida loca, anónima, peligrosa, rápida y sencilla para volver a un mundo de desprecio donde la máxima "ya volverá" se convertirá en un "búscate la vida que yo no quiero saber nada" y donde impera de nuevo el "algo le harías" e incluso algún "nunha has mirado por tu hija". No habrá minuto en el resto de tu vida en el que alguien no te recuerde esto último.

...Imagina...

Tu depresión aumenta y cada vez estás más perdido y solo. Sin embargo, encuentras la fuerza necesaria para continuar. Llegas incluso a crear una nueva familia sin olvidar nunca la anterior y tratando en todo momento de localizar a esa hija de la que aún no has tenido noticias... aunque a veces viene siendo mejor así.

...Imagina...

Desde que has vuelto a tu ciudad natal, trataste de estar localizable actualizando los datos de tus documentos censales. Pero como decía la famosa Ley de Murphy, si algo puede salir mal, saldrá. Coincidió en un cambio de domicilio que una de tus demandas fuese llevada a trámite por los juzgados con la mala fortuna de que cuando te quisieron entregar la citación no te encontraron y tampoco debieron interesarse demasiado en hacer una simple búsqueda. El juzgado que llevaba la denuncia se limitó a redactar una orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión. Cuando supiste que te estaban buscando con esa orden, acudiste voluntariamente a la comisaría más cercana pero nunca llegaste a pensar que según la hora a la que te presente te puede salir más o menos caro. Al ser de noche, los juzgados estaban cerrados y el agente de policía que te atendió podía ver unicamente en su ordenador que tenía que ingresarte en prisión, así que esa noche no pudiste volver a casa, quedaste en un frío y sucio calabozo donde al día siguiente tuviste que pasar por los trámites de abrirte una ficha, dejando todas tus huellas digitales impresas y con sesión fotográfica incluida. Se te trató como a cualquier otro delincuente común y no pudiste siguiera recibir atención de un abogado. Cuando te trasladaron al juzgado, al que al menos pudiste entrar sin estar esposado aunque rodeado de policías, como un acusado peligroso... después de esperar junto a otros presos que sí parecían mucho más delincuentes que tú... quedaste en libertad sin cargos tras haberte hecho entrega en mano de la citación para un juicio en el que tú eras la parte de la acusación... ¿surrealista, verdad?... pero cierto, estas cosas pasan.

...Imagina...

Cuando se celebra el juicio contra la madre de tu hija, la fiscalía le pide más de dos años de privación de libertad por lo que seguramente tendría salido de allí directa a la penitenciaría, algo que tu tampoco deseabas. Pero tu abogado y su abogada te mostraron el camino a seguir: mintiendo en tu declaración, ya que el fiscal no quería retirar los cargos, podrías librarla y así tu hija no podría echarte en cara el día de mañana que dieses con sus huesos en la cárcel. De lo contrario, ella ingresaría en prisión, tu hija no se podría ir contigo sino que serían los servicios sociales o su madre en prisión quienes siguiesen cuidándola y además, parece ser que ella tenía un buen trabajo como guardia de seguridad, se había casado y tenía otro hijo de tan solo dos añitos. Tú no quieres que suceda todo esto y decides mentir en tu intervención. Ella sale de rositas y su abogada en agradecimiento te promete que volverás a ver a tu hija. Parece que al final todo valdrá la pena.

...Imagina...

Eso de que las palabras se las lleva el viento e mucho más que un dicho, es la pura verdad y la realidad de la condición humana. Las palabras de la abogada de la madre de tu hija fueron arrastradas por un vendaval hasta el infinito y más allá. Para poder cumplir con su palabra te pedirán primero una inversión de capital y tu no dispones de dinero ya que el juicio, la contratación de abogado, procurador, viajes, etc., te dejaron totalmente mermado económicamente. Tampoco existe garantía de que tras pagar lo que entiendes como un chantaje puedas realmente volver a ver a tu hija; ya sabías que la palabra de esa parte no valió nunca de nada... ¿por qué iba a ser distinto ahora? Tienes que valorar también que cuentas con una nueva familia, con gastos hipotecarios además de los gastos básicos; y que tus ingresos no pasan de un salario mínimo. Aunque lo prioritario es tu nueva vida, una hija muy pequeñita, apenas bebé, no puedes destruir todo lo que tienes ahora sin garantías de recuperar nada de lo anterior... pero aún así les pides que el precio a tu hija lo fijen ellas y hoy sigues sin recibir respuesta al respecto. Piensas que posiblemente fuese una estrategia para bajarte del tren.

...Imagina...

Nunca más vuelves a saber de ella hasta que un día te llega un correo electrónico enviado desde una cuenta oficial de un departamento del gobierno en el que se te pide renunciar a la patria potestad para cedérsela al cónyuge de la madre de tu hija que la estuvo cuidando durante todos estos años. En compensación, renuncia a la pensión de alimentos. Sabes que negarte solamente te arrastrará a un nuevo desastre. Con mucho dolor aceptas sabiendo que eso destruye tus esperanzas de poder recuperar en un futuro relación alguna con esa niña.

...Imagina...

Pasan los años sin recibir más noticias. Llegas a creer que tu pesadilla terminó con la pena de saber que perdiste a una hija para siempre... pena que esperas el tiempo cure algún día. El lado bueno de esta historia es que por fin te convenciste de que puedes seguir adelante centrándote en lo que ahora tienes, en tu nueva familia, en una mujer y una hija maravillosas.

...Imagina...

¡Qué razón tiene la Ley de Murphy! Sin haber recibido comunicación previa en toda tu vida, un día llega el cartero con una notificación certificada de los juzgados en la que se te informa acerca de una exagerada cantidad de dinero que debes en concepto de pensión de alimentos por todos los años de vida de tu desconocida hija que ya es mayor de edad y que se ha ejecutado una orden de embargo contra tus propiedades. Antes de terminar de leerla, tu empresa ya te está llamando para comunicarte que tienes la nómina embargada por los juzgados... ¿Cobrabas poco? ¡Pues ahora aún menos! El importe de la deuda se calculó en base a los ingresos de tu acomodada vida en el momento del secuestro de tu hija... cuatro veces más de lo que ahora ingresas en tu mejor mes.

...Imagina...

Quieres presentar las pruebas que tienes y que demuestran que la madre renunció a la pensión. Ruegas para que te permitan mostrar tu inocencia, de como fuiste otra víctima más en esta historia... pero ya has sido juzgado y condenado sin tener la oportunidad de defensa... ¡ni te han escuchado ni te escucharán jamás!

(CONTINUARÁ...)



NOTA DEL AUTOR:

Vale, deja de imaginar... llegaste al momento actual de una historia sin finalizar. ¿Pudiste imaginarlo? Supongo que cuesta trabajo pensar que esto pueda suceder. Pues siento comunicarte que desgraciadamente esta historia no es un cuento, no se trata de un relato de ficción. Se trata de una historia real que aún no firmó su final y donde existe una víctima afectada profundamente y no, no es el padre: es una hija a la que no se le dio jamás la oportunidad de conocer a su padre. Si no es la madre, son las instituciones, las defectuosas leyes que necesitan una revisión. Sin embargo, el padre siempre reconoce que, si tiene que ser mártir para que muchas mujeres maltratadas reciban ayuda por parte de los gobiernos, está dispuesto a pagar el precio... y sin duda alguna es un preció muy alto.

Las separaciones suelen cobrarse muchos daños colaterales con víctimas vulnerables que son los hijos y las hijas de las parejas. Niñas y niños que muchos y muchas no dudan en usar como armas arrojadizas para dañar a la pareja... pero el daño solamente lo sufren las víctimas. Eso es así.

Ahora que has dejado de imaginar, si te encuentras en un proceso de separación y piensas que estás pasando por muchos problemas y al borde de la depresión, lee esta historia y reflexiona... sobre todo reflexiona. Haz las cosas bien, la vida de inocentes depende de ello.

Impedir a un familiar ver a la niña o al niño no es exactamente así, lo que viene siendo realmente es impedir que el menor conozca a ese familiar, tenga el grado de parentesco que tenga.

Y para terminar, decir que ahí donde en esta historia dice padre se podría leer también la palabra madre y viceversa... es cuestión de personas y no de géneros... es cosa de nuestra "humanidad". Pero en este caso en concreto, las cosas coincidieron de esta forma y con estos personajes.

Quiero dedicar este relato, con todo mi amor, a: Patty, Ari y, por supuesto, Ainhoa, donde quiera que te encuentres.

Comentarios